menúAcceso clientes
  1. Inicio
  2. Noticias
  3. Zhúr, la loba que nació hace 57.000 años.

Zhúr, la loba que nació hace 57.000 años.

Zhúr, la loba que nació hace 57.000 años.

12/Ene/2021

La joven loba gris, que tenía solo siete semanas cuando murió, pertenecía a una población que llegó a la región del Yukón migrando desde Siberia por el puente terrestre de Bering.

En el verano de 2016, un minero de oro encontró un tesoro inesperado en el Yukón canadiense. Mientras disparaba con un cañón de agua una pared de permafrost para liberar las riquezas que ocultaba en su interior, Neil Loveless vio algo que se derretía en el hielo. No era un mineral precioso, sino la momia de lobo más antigua y completa que se ha descubierto hasta la fecha.

Los paleontólogos descubrieron que el animal, muy bien conservado, era una hembra joven que formaba parte de un ecosistema desaparecido que data de una época en la que en el noroeste de Canadá estaba habitado por mastodontes y otra megafauna del Pleistoceno, Zhur significa lobo en el idioma de la comunidad donde fue hallado.

Zhur vivió durante una interglaciar, cuando los glaciares árticos retrocedieron de forma temporal. Esta fue la época de los mastodontes, camellos, castores gigantes y, como documenta Zhur, lobos grises.

Estos cánidos aparecieron en Eurasia y cruzaron el puente terrestre de Bering a finales del Pleistoceno, hace más de 500.000 años.

Cuando analizaron el ADN del cachorro de lobo, descubrieron que el animal pertenecía a un grupo de lobos que ya no existe en la región, Zhur tiene vínculos genéticos con los lobos de Alaska y Eurasia.

El cuerpo de Zhur también nos habla de su vida. El cachorro, que tenía unas siete semanas cuando murió, acababa de superar la edad de destete y habría comenzado a comer alimentos más sólidos. Las firmas geoquímicas de sus dientes indican que subsistió a base de alimentos de ríos y arroyos, tal vez de peces como el salmón Chinook, que aún desova en los ríos cerca de donde la encontraron. Muchos lobos modernos del interior de Alaska tienen dietas similares y se alimentan del pez más a menudo que de animales grandes. 

Zhur existió en una intersección antigua, no solo entre períodos glaciales fríos, sino entre poblaciones de lobos que ahora están separadas. Al estudiar los genes del cachorro, los científicos pueden comprender mejor su lugar en el mundo antiguo y lo que ha cambiado desde entonces. «El ADN antiguo está dando vida al dinamismo del Pleistoceno tardío que en gran medida era invisible al solo estudiar los huesos», afirma Barnett.

Todavía está desentrañándose cómo se desplazaron las poblaciones de animales durante el Pleistoceno a partir de fragmentos de ADN antiguo hallado en especímenes conservados, pero los restos de Zhur ofrecen pistas importantes. Al combinar huesos y genes, los investigadores obtienen un nuevo panorama de los mundos perdidos de la Edad de Hielo.

Fuente, nationalgeographic.com

 | LEONVET

Distribuidor mayorista de productos zoosanitarios.

LEONVET, S.L. - Proveedor de clínicas veterinarias y tiendas de animales en España.