menúAcceso clientes
  1. Inicio
  2. Noticias
  3. Gestión del dolor en el perro

Gestión del dolor en el perro

Gestión del dolor en el perro

El dolor consiste en una sensación desagradable asociada a un daño, que se presenta de forma repentina e intensa (dolor agudo) o que persiste por un tiempo, con distintos grados de intensidad (dolor crónico).

Reconocimiento del dolor

Puesto que su perro no puede verbalizar la sensación de dolor, es importante que usted sepa reconocerlo lo antes posible.

Un cambio en el comportamiento es clave, sobre todo en el caso del dolor agudo.

Los indicadores de dolor generales son:

  • Disminución de la actividad, intolerancia al ejercicio
  • Cambios en la postura corporal.
  • Dificultad para caminar, saltar, subir escaleras o levantarse…
  • Disminución del aseo personal
  • Cambios en el apetito y los hábitos de micción y defecación.

El reconocimiento temprano del dolor y su manejo adecuado es esencial para preservar el bienestar de su perro.

Manejo adecuado del dolor

Ante la detección o la sospecha de que su perro pueda tener dolor debe consultarlo lo antes posible con su veterinario.

No administre ninguna medicación a su perro que no sea bajo prescripción veterinaria, ya que, lejos de beneficiarlo, puede perjudicar a su salud.

Tenga en cuenta que muchos fármacos que están indicados para persona están contraindicados para el uso en perros. Los tratamientos para paliar el dolor de los perros deben ser específicos para ellos.

La manera de proceder, hasta que un veterinario pueda valorar a su perro, es mantener a su mascota en reposo y observación.

Administración de medicamentos

Recuerde que todo medicamento que quiera o deba administrar a su perro, debe estar siempre prescrito por su veterinario.

Consulte a su veterinario siempre que tenga dudas con la información del prospecto de un medicamento.

Revise la fecha de caducidad del mismo.

Su veterinario le indicará lo siguiente:

  • El tipo de medicamento, la dosis, la frecuencia. la duración y la vía de administración.
  • Si debe administrar el medicamento con o sin comidas, en el caso de los medicamentos de administración oral.
  • Si el fármaco se puede dividir o es conveniente administrarlo en su presentación original.
  • Cómo debe conservarlo.

Instrucciones generales

Comprimidos y cápsulas

En caso de que sea posible administrar el medicamento con la comida, es interesante camuflarlo para facilitar la ingesta. compruebe siempre que su perro no lo rechaza a posteriori.

En caso de que su perro no admita el medicamento de la anterior forma, o se debe administrar en ayunas, coloque el comprimido o cápsula en la base de la lengua, ciérrele la boca y compruebe que ha tragado.

Suspensiones orales y jarabes

Administre el medicamento con una jeringuilla, inyectándolo desde un lateral entre los dientes. Compruebe que el perro está tragando mientras lo administra.

Inyectables subcutáneos

Utilice localizaciones distintas en cada inyección, centrándose para facilitar el proceso en el área dorsal, desde el cuello hasta la base de la cola.

Pinche siempre en paralelo al cuerpo y en perpendicular al pliegue cutáneo, y antes de pinchar aspire con el émbolo de la jeringuilla para asegurarse de que no sale sangre, y en ese caso, cambiar la zona a pinchar.

A continuación, inyecte la solución de forma suave, continua y finalmente masajee la zona para mejorar la absorción del fármaco.

Parte de la información de este artículo ha sido extraída de material didáctico perteneciente a Méderic Ediciones - ISBN 978-84-617-7434-0 , entre otros medios o publicaciones públicas y gratuitas

 | LEONVET

Distribuidor mayorista de productos zoosanitarios para veterinarios.

Síguenos en